Connect with us

Hi, what are you looking for?

Editorial

¿Qué es lo que pasa en el Centro de Santa Marta?

La actividad nocturna pasa por un viacrucis: la inseguridad, la informalidad, la competencia desleal, la mendicidad infantil y hasta la prostitución, son sus principales enemigos.

Con la llegada de la temporada alta del turismo las expectativas de los comerciantes aumentan, consideran que en la curva de la reactivación económica están en la parte del ascenso. Y los locales más representativos de la oferta gastronómica y de bares están pasando su propia crisis, otra diferente a la que dejó la pandemia y que obligó el cierre temporal y definitivo de sitios icónicos en El Rodadero y el Centro de la ciudad.

La actividad nocturna pasa por un viacrucis: la inseguridad, la informalidad, la competencia desleal, la mendicidad infantil y hasta la prostitución, son sus principales enemigos. Pues, si bien son fenómenos sociales, están teniendo repercusiones en lo económico dado que, para visitantes y locales, por su comodidad y tranquilidad les está quedando mejor pedir domicilios y quedarse en casa o en otros casos, migrar a otros municipios o ciudades vecinas.

Veamos estos lunares desde las dos ópticas. ¿Quién quisiera ir a comer a un restaurante donde cada instante se acerca una mujer con un niño en brazo pidiendo dinero? Eso resulta incómodo y poco agradable para el comensal. Además, ¿Quién desearía ser atracado solo por ir en búsqueda de entretenimiento y diversión? Realidades que el ciudadano de a pie analiza cuando quiere salir al Centro Histórico, por ejemplo.

Ahora, los empresarios buscan exorcizar a como dé lugar todos los riesgos que signifiquen disminución de ventas y señalan que las redes de lenocinio que funcionan en el Parque de los Novios y el Parque de Bolívar están ahuyentando a los clientes porque manifiestan que en el Centro hay más trabajadoras sexuales que restaurantes y no falta el que se abstiene de ir a los establecimientos por prejuicios sociales. La legendaria ‘Zona de tolerancia’ se ha expandido por todas las calles.

La informalidad y la competencia desleal también atacan al comercio, no falta el que se salta las normas para conseguir más dinero. Recientemente se hablaba que había bares que no exigían el carnet de vacunación a la entrada a pesar de ser una regla de obligatorio cumplimiento. Así, según el mismo gremio, se destruye el tejido empresarial. Entonces ¿Qué ocurre en el Centro Histórico? Es un gran cuestionamiento para la administración distrital y también para Migración Colombia, porque en cuatro de las cinco situaciones antes descritas los protagonistas son extranjeros venezolanos, que sin ánimo de ser xenofóbicos, son quienes protagonizan hechos de inseguridad, mendicidad y proxenetismo, toda vez que, su vulnerabilidad económica  los hacen presa fácil de esas mismas estructuras que tal vez antes era más invisibles. 

Written By

Te puede interesar

Magdalena

Esta actividad irregular viene generando caos vehicular y colocando en riesgo la vida de los menores, en estos puntos de alto tráfico de autos....

Santa Marta

Los menores están siendo alquilados para pedir dinero. Una de las grandes problemáticas al momento de ir a departir con amigos o familiares en...

Santa Marta

Asimismo, invitan a propios y visitantes a seguir con el cumplimiento de los bioprotocolos. El Centro Histórico de Santa Marta sin lugar a dudas...

Santa Marta

En estos lugares se puede observar a simple vista a mujeres, algunas menores de edad, y miembros de la comunidad Lgbti, ofreciendo sus servicios....

Colombia

Así quedó establecido en el proyecto aprobado en el Congreso, que pasa a sanción presidencial para convertirse en ley de la República y entrar...

Santa Marta

La empresa Air-e se apersonó del caso y pidió conciliar con el comerciante cuya carpa resultó afectada. Tremendo susto pasaron los moradores del centro...