Inicio Magdalena La indisciplina social acabará con Puebloviejo

La indisciplina social acabará con Puebloviejo

por Gennys Alfonso Álvarez

En el municipio los niveles de contagio han ido aumentando exponencialmente. La desobediencia de la población es el principal agravante para la expansión del virus.

A 38 kilómetros de Santa Marta, en medio de la Ciénaga Grande y el mar Caribe, se esconde una población cuya principal actividad económica es la pesca, Puebloviejo. Un municipio que en sus 494 años de existencia ha tenido que enfrentar situaciones sociales muy difíciles de superar.

Le puede interesar: Cinco contagios en Santa Marta y un en otro municipio

La guerra, la pobreza, el abandono del Estado y la falta de dinámicas económicas formales, son apenas uno de tantos dolores que viven en el imaginario colectivo del puebloviejero, que por estos días le agrega a esta larga lista un elemento adicional que amenaza con afectar a más de 11.763 personas que residen en el casco urbano, la presencia del Covid-19.

La pandemia no ha sido esquiva, también ha llegado a los rincones más vulnerables de este pueblo, que ya suma 93 casos confirmados y 7 fallecimientos. Y tal vez lo que causa preocupación al conglomerado médico es que siendo el cuarto municipio fuera de la capital en reportar infecciones de coronavirus, hoy sea el segundo con mayor abundancia de pacientes, lo que indica que  desde el 25 de abril hasta la fecha los niveles de expansión han sido más volátiles que en Ciénaga, por ejemplo.

Pero detrás de esta compleja situación se esconden unos niveles de insatisfacción y falta de oportunidades que en Puebloviejo amenazan en convertirse en “cuchillos para su propia garganta”. La comunidad denuncia que la carencia de comida y la poca eficacia en la prestación de servicios públicos, electricidad y agua potables principalmente, los ha motivado a salir de las casas sin importar el régimen sanitario vigente.

De acuerdo a datos estadísticos de la Alcaldía, el 95% de los puebloviejeros viven de la actividad informal, del rebusque, de la venta diaria, por lo que se estima que este mismo porcentaje esté violando la cuarentena, olvidando las sendas de recomendaciones que se han entregado con relación a la disciplina social.

En el municipio, al corte del 19 de mayo, se han realizado 562 muestras de Covid-19 de las cuales 400 han resultado negativas, 93 positivas y 69 por definirse.

LA GENTE NO HA TOMADO CONCIENCIA

Aunque las acciones del gobierno local se han redoblado por estos días, el alcalde, Fabián Obispo Borja, considera que la indisciplina social es el principal amigo del virus, puesto que, gracias al desacato de permanecer en casa el brote ha tenido una reproducción vertiginosa. En un estimado se calcula que 8 de cada mil puebloviejeros, tienen Covid-19, por lo que urge un acompañamiento de la fuerza pública.

Lea también:

“Necesitamos la intervención del Gobierno departamental y nacional para que el municipio se militarice porque eso va a permitir que muchas personas tengan que quedarse en sus casa. Desafortunadamente la indisciplina social de nuestra población ha sido la causa principal de la proliferación del virus. La condición socioeconómica de cierta manera ha agudizado la situación”, dijo el burgomaestre.

Obispo revela un dato que contraría las cifras oficiales, el mandatario menciona que los muertos por el brote son 15, mientras que el Instituto Nacional de Salud habla de 7. De igual forma el mandatario aseguró que en los próximos días iniciará un segundo proceso de tamizaje para descubrir posibles recuperados.

Asimismo, el Alcalde se refirió a que las protestas de los últimos días por la falta de electricidad no es una situación nueva, pues, “existe un mal servicio de energía, ante lo cual hemos hecho un llamado a la empresa para que las fallas diarias en este sistema obsoleto sean solucionadas de forma inmediata, porque con estas temperaturas nadie puede resistir el calor y las familias salen a las puertas de la casa produciendo aglomeraciones”.

Una tarde, en la que las calles que se suponen que deban estar solas por las obvias razones, se observan posibles focos de contagio. Estas prácticas que ponen en riesgo la salud de todo el pueblo también han sido reprobadas por el secretario del Interior del Magdalena, José Humberto Torres.

“La indisciplina social es la característica en ese municipio, la gente sigue en las calles a pesar de que entregamos mercados casa a casa para que no tuvieran que salir a Ciénaga, no quieren atender el llamado. Ahora la disculpa es porque dicen que los están estigmatizando”, aseguró el funcionario departamental.  

EN CIÉNAGA ESTÁN DISCRIMINANDO A TODO EL QUE LLEGUE DE PUEBLOVIEJO

 La lucha no es solo por frenar el contagio, sino también por evitar las discriminaciones. Fabián Obispo denunció que entidades bancarias y de comercio del vecino territorio de Ciénaga, no están atendiendo al personal que llega de Puebloviejo. Les niegan el servicio, aun cuando van a reclamar los subsidios que ha otorgado la Presidencia de la República.

“No nos quieren atender porque dicen que estamos proliferando el virus en la región, siendo esto una falacia. Los paisanos que salen por sus compromisos laborales portan los elementos de bioseguridad. Aquí vienen personas de allá, donde también hay casos, y nadie los ha sacado. Rechazo todo acto discriminatorio”, agregó el funcionario.

“NO ESTOY DE ACUERDO A QUE NOS ENCIERREN EN NUESTRO PROPIO MUNICIPIO”

Las alternativas para frenar los casos han llevado a contemplar múltiples opciones, desde cerrar las fronteras solo de la cabecera municipal, aislándolo incluso de sus corregimientos, hasta permitir el paso vehicular por la zona pero con ciertas prevenciones. Y ante esta situación Obispo Borja ha fijado su posición frente al tema.

 “Me opongo a que nos quieran encerrar como municipio y evitar la salida de nuestros habitantes, porque muchos necesitamos  cumplir ciertos compromisos fuera de aquí”, manifestó.

En otro apartado el Alcalde insiste en que todas las medidas que ayuden al aplanamiento de la curva serán recibidas, toda vez que no afecte la autonomía y el desplazamiento de los residentes del municipio.

EL SISTEMA DE SALUD PUEDE COLAPSAR EN CUALQUIER MOMENTO

En la población todos conocen el estado del hospital San José y saben que no cuenta con una capacidad de reacción para suplir la demanda que en cualquier momento se vaya a necesitar a causa de los contagios. La ESE no cuenta con camas en UCI, a pesar del riesgo latente.

“Estamos urgidos de que se cree una red hospitalaria para que en la medida en que llegue haber una demanda mayor, Ciénaga  y Santa Marta puedan articular con nuestra institución de primer nivel. Hoy no estamos preparados para esta situación” concluyó el Alcalde.

La comunidad se queja y a la vez desobedece las mínimas medidas. Nadie sabe hasta dónde llegará, lo que sí es cierto es que los expertos opinan que si no se toman cartas en el asunto, Puebloviejo enfrentará una grave crisis sanitaria, no como a de Wuhan pero sí con sus particularidades.    

Noticias relacionadas