Inicio Santa Marta Conseguir agua, una lucha diaria en los barrios samarios

Conseguir agua, una lucha diaria en los barrios samarios

por Christian Jaruffe

Una completa odisea para abastecerse de agua potable viven a diario los samarios que residen en la parte alta de los cerros, debido a la fuerte sequía que se registra en la ciudad.

El desespero por tener agua obliga a muchos caminar largos trayectos con canecas en las manos, para poder llegar hasta sus viviendas y abastecerse con el preciado líquido con el fin de cubrir las necesidades diarias.

El panorama se evidencia por estos días en algunos sectores aledaños a la vía Alterna al Puerto como Villa Tabla y Pescaíto, donde mediante motobombas y largas mangueras los niños y adultos mayores sacan fuerzas de donde no la hay para transportar el agua hacía las casas.

A pesar, que entre las semanas es enviado un carro tanque por parte de la Empresa de Servicios Públicos Essmar para mitigar la problemática, los vecinos aseguran que esta medida no es suficiente y solo es pañito de agua tibia, porque las 600 personas que habitan en el cerro no logran abastecerse.

Usmar Rebolledo, líder del barrio Villa Tabla, dijo que “esto lo vivimos día a día, ya que nunca llega agua al grifo de los lavamanos ni a las albercas. El carrotanque que envía la empresa para llenar el tanque no nos alcanza, ya que en una vivienda hay hasta 3 familias”.

Para muchos, el número de veces a la hora de bañarse en el día y cocinar, se ha reducido, por lo que han tomado como alternativa reciclar el agua en poncheras para reutilizarla en las labores domésticas.

“Todos los días nos toca subir 5 o 6 pimpinas de agua, en mi casa vivimos 10 personas, pero algunas veces nos dirigimos donde los vecinos en Pescaito para que nos regalen un poquito de agua de sus albercas”, dijo Adriana Martínez.

Una completa odisea empiezan a vivir los samarios que residen en la parte alta de los cerros de la ciudad, debido a la fuerte sequía del agua potable. El desespero por tener agua, obliga a muchos caminar largos trayectos con canecas en las manos, para poder llegar hasta sus viviendas y abastecerse con el preciado líquido con el fin de cubrir las necesidades diarias.

Posted by Santa Marta Al Día on Friday, February 14, 2020

Otros de los barrios visitados por SATA MARTA AL DÍA, fue la ensenada 1 de sector de Juan XXIII, donde la comunidad dispone de dos albercas que son abastecidas por la empresa Essmar entre semanas, siendo esta la única forma para los moradores poder coger agua, ya que el líquido no llega con la suficiente presión a las viviendas.

Asimismo, el tanque de 10 mil litros que se encuentra instalado en el cerro, sirve como estrategia para mitigar la problemática, aunque no dejan de evidenciarse las mangueras, carretillas y pimpinas.

Cada caneca de agua tiene un sobre costo de 1000 mil pesos, pero muchos de los habitantes aseguran que no tienen el dinero para comprar agua, ya que tienen que comprar alimentos de para la canasta familiar.

Edinson Rodríguez, residente del sector aseguró que “muchas personas madrugan y bajan con carretillas hasta la alberca para llenar las pimpinas. El agua no tiene la suficiente presión para llegar a las casas por medio de mangueras; en mi casa vivimos 5 personas, y me toca cerrar el grifo para que otros vecinos llenen sus enseres”.

Harold Anselmo dijo que “ojalá que esta situación mejore, pues el recibo siempre llega puntual, pero el servicio público no. Estamos afrontando una crisis, nos toca comprar las bolsas de agua, por ejemplo, las 3 bolsas de agua tienen un costo de 3 mil pesos”.

Ricardo Hernández, señaló que “siempre pasamos esta época de sequía cada año, hacemos un llamado a la Alcaldía, en realidad la falta de apoyo del gobierno distrital nos preocupa”.

“me toco levantarme a las 3: 30 de la mañana, y algunas veces nos ayudamos entre vecinos pasándonos la manguera para llenar los recipientes, y cuando llega el tanque hay que abastecerse por turnos”, dijo Rosmery Rodríguez.

LAS ACCIONES DE LA ALCALDÍA DENTRO DE LA ALERTA TEMPRANA DE CALAMIDAD PÚBLICA

Por su parte, la Alcaldesa Virna Johnson, declaró en las últimas horas la alerta temprana de calamidad pública por fuerte sequía que afronta la ciudad, y también dio a conocer cada una de las acciones que van dentro de su declaratoria.

Con una inversión de $2.447 millones de pesos, se beneficiarán algunos barrios como Manzanares, San Pablo, Pastrana, María Eugenia, Ciudadela y el Pando, a través del proyecto línea de acueducto en el Sena-Troncal – La Lucha, obra que debe estar lista en 60 días, lo cual garantizará la prestación del servicio diario de acueducto de 6 a 7 horas.

Se habilitará de los tanques Tres Cruces y Café Sello Rojo, con inversiones cercanas de $323 millones de pesos, beneficiando a 241.500 habitantes.

Lucha contra las conexiones fraudulentas en la parte alta de los ríos Piedra y Manzanares, generando pérdidas actuales de un 56%.

Pico y placa para los lavaderos como parte de las campañas de uso racional del agua.

14 nuevos tanques de 10 mil litros, que junto a los 22 existentes almacenarán el preciado líquido.

Estas estrategias buscan alcanzar la recuperación de 135 litros por segundo, evitando un impacto mayor en esta época.

El gerente de la Essmar aclaró que en la zona norte de la ciudad es donde se encuentra la mayor demanda del servicio y es donde más perdida se encuentra. La nueva obra Sena – Troncal – Lucha, interconectará al sur con el norte.

Deja un comentario

Diseño y desarrollo por Trafic Dev