Connect with us

Hi, what are you looking for?

Santa Marta

La tragedia que se repite cada año

Pese a que la temporada de lluvias ataca fuertemente a Santa Marta, no hay planes de contingencia preparados. 

Año tras año con la llegada de la temporada invernal, Santa Marta se convierte en caos. Ríos desbordados, calles encharcadas, deslizamientos de cerros, inundaciones y cientos de familias afectadas, es lo que se vislumbra.

Lo peor de este panorama es que a los más vulnerables, aquellos que sin medir el peligro construyen remedo de casas en los cerros o en la rivera de los ríos, la fuerza de la naturaleza los coge por sorpresa y convierte sus hogares en ruinas.

Este lunes 30 de agosto el cielo se rompió sobre Santa Marta, más de seis horas de lluvia generó afectaciones en 56 barrios de la ciudad. Los más damnificados fueron Pescaíto, Los Fundadores, María Eugenia, Chimila y el corregimiento de Taganga.

En este último, familias enteras perdieron su medio de sustento diario: su negocio a la orilla del mar. Este es el caso de Zulma Pérez, una madre de familia que llevaba más de 40 años en el mismo lugar que hoy la naturaleza le arrebató bajo su mirada atónica.

El torrencial aguacero la cogió desprevenida mientras esperaba la llegada de visitantes en el negocio que lleva su nombre. Como por estos días es normal que llueva en horas de la tarde, no se movió de ahí esperando que escampara, sin embargo, pasados los minutos la calma de la lluvia se convirtió en exaltación.

El desbordamiento de dos quebradas colocaron su negocio en medio del paso del río hacía el mar, dejándola en segundos con el agua hasta el cuello sin poder salir de la corriente. Como pudo, agarrándose de sillas y mesas, se sostuvo para no ser arrastrada por el afluente y poder contar hoy su historia.  

Zulma, con ayuda de sus familiares, pudo salir del medio del rabioso río que buscaba recuperar su cauce. Después de llorar a cantaros por todos los enceres perdidos y que le daban su plato de comida diario, solo le da gracias a Dios por seguir con vida.

“Le doy gracias a Dios, porque tengo vida y a las personas que me ayudaron recuperar lo que la fuerza del agua se me quería llevar, pero le digo a las autoridades que canalicen las quebradas”, manifestó Zulma. 

El caso de Zulma se ha repetido diariamente en el Distrito durante años. Familias enteras quedan con las manos vacías por la fuerza del agua, y continúa pasando como si fuera una historia nueva y no se deberían tomar acciones para evitar desdichas anunciadas.

El sueño de estos ciudadanos, que por desigualdades de la vida les tocó vivir cerca del río Manzanares o cerca de los cerros que bordean la ciudad, es poder dormir en medio de la lluvia y no despertarse abruptamente porque la casa se les caerá encima.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te puede interesar

Judiciales Local

Los delincuentes lograron robar, un millón de pesos, dos celulares y dos pasaportes. Dos extranjeros denunciaron haber sido víctimas de un atracó en el...

Santa Marta

La mandataria de los samarios denunció hace varios días el mal estado de los puestos de salud de la ciudad. Luego de que el...

Judiciales Local

El pasado 11 de junio, un hombre fue asesinado en el mismo sitio. Las autoridades en Santa Marta continúan con las investigaciones para esclarecer...

Santa Marta

Samarios y turistas podrán disfrutar de una propuesta de salchipapa especial para compartir (2 personas) por 25.000 mil pesos. A partir del miércoles 29...

Santa Marta

El paso de una onda tropical sobre el Océano Atlántico, mantendrá la capital del Magdalena bajo fuertes precipitaciones. Luego del inicio de la temporada...

Santa Marta

La mujer recomendó ir a playas más solitarias como Buritaca, Bahía Concha, Inca Inca, Playa Cristal, entre otras. El pasado 15 de junio, inició...