Connect with us

Hi, what are you looking for?

Judiciales Local

Hace un año la historia de Gaira se partió en dos 

El empresario Enrique Vives arrolló con su camioneta a siete jóvenes en la Troncal del Caribe. Seis de ellos murieron.

Hace doce meses, exactamente el 13 de septiembre del 2021, Santa Marta, se enlutó por la muerte de seis jóvenes que fueron arrollados en el sector de Gaira. En este trágico hecho, solo un menor sobrevivió.

La camioneta era conducida por el empresario y excandidato al Concejo, Enrique Rafael Vives Caballero.

Del siniestro se conoce que los jóvenes iban caminando por la baranda que se encuentra en medio de las dos calzadas en la Troncal del Caribe, a la altura de Gaira, justo por donde transitaba el vehículo.

Esa noche, los muchachos quienes lamentablemente fallecieron, presuntamente buscaban el sendero para cruzar al otro lado.
Recordemos que este siniestro vial ocurrió a eso de la 1:00 de la mañana a escasos 200 metros de un puente peatonal.

Sin embargo, no pudieron cruzar y la tragedia los alcanzó; dejando a los siete jóvenes tendidos sobre la carretera nacional, tras ser impactados por una camioneta que iba a gran velocidad.

En esta tragedia fallecieron los hermanos Camila y Eleonir Romero; Rafaela Petit, Laura Valentina de Lima, María Camila y Juan Diego Alzate Ordóñez. Solo un menor de 13 años sobrevivió.

Los cuerpos de los jóvenes quedaron regados sobre el asfalto, muchos con politraumatismos y extremidades rotas. La dantesca escena quedó en la memoria de los gaireros, quienes bloquearon esa noche la carretera para saber cuáles de sus miembros habían sido arrebatados.

Seis sueños truncados

Recordemos que los fallecidos eran jóvenes, con una visión de su vida establecida, las causales fueron arrebatadas en segundos.

En el caso del menor de 17 años, Elenoir de Jesús Romero, hijo de Jair Romero y Yomaira Troncoso, quien era el tercero de cuatro hermanos; soñaba con algún día ser abogado.

Asimismo, se conoció por parte de sus familiares que quería realizar un curso de criminalística.

Elenoir siempre buscaba sobresalir con su forma de ser. Era de muchos amigos y sus padres lo definían como la alegría de la casa por sus chistes y ocurrencias.

Otra de las víctimas, María Camila Romero Troncoso, de 18 años, hermana dd Elenoir, cursaba su último año de bachillerato, quería ser enfermera, y, de acuerdo con su padre, estaba haciendo los trámites para estudiar en el Sena.

Romero Troncoso tenía una hija de dos años y convivía con Jorge Camilo Sierra Martínez. Su mayor deseo, según su padre, era conseguir un trabajo temporal para costear sus estudios universitarios.

Asimismo, Rafaela Josefina Petit Faneite, de 30 años, era de nacionalidad venezolana, madre de tres hijos. Residía en el sector de Gaira desde hace 7 años.

Rafaela había llegado a la ciudad para buscar mejor suerte, pues en su país las cosas no habían salido bien para ella y su primer hijo.

En el caso de Laura Valentina de Lima, de 18 años. La joven soñaba con ser policía indicaron sus padres Alexánder de Lima e Íngrid Ordóñez.

María Camila Martínez, de 24 años. Hija de Policarpa Mendoza, era madre de una niña, le gustaba mucho bailar y salir con sus amigos y amigas. Basaba su vida en trabajar para sacar a sus familiares adelante.

Y por último el menor de 16 años, Juan Diego Alzate Ordóñez, hijo de Armando Alzate y Martha Elena Amaya Rodriguez, le gustaba el fútbol y pertenecía a la escuela Gaira Junior FC, en donde jugaba como arquero. Anhelada con algún día ser un deportista reconocido.

Condena de Enrique Vives Caballero

Enrique Vives Caballero fue condenado a casa por cárcel por siete años y seis meses en su domicilio, ubicado en el prestigioso sector turístico de Pozos colorados, al sur de la ciudad por haber arrollado a siete jóvenes.

La sentencia se conoció el pasado 8 de agosto, cuando un juez aprobó el preacuerdo que hubo entre la Fiscalía General de la Nación y Enrique Vives Caballero.

En medio del discurso que dictó el juez encargado, no hubo oposición por parte de ninguno de los familiares de las seis víctimas mortales.

El juez además de haber cerrado el caso con la condena de siete años y seis meses, ordenó que, aparte de la indemnización millonaria a los familiares de los fallecidos, el empresario Vives Caballero, también debe pagar una multa de 36 salarios mínimos, y pedir perdón por sus actos y reparar a las víctimas.

Hasta el momento, el caso sigue generando mucho revuelo y dolencias en la comunidad samaria por la pérdida de estas seis vidas, y la forma en que actuó la justicia se ha visto cargada de críticas y recriminaciones.

Written By

Te puede interesar

Magdalena

La Universidad del Magdalena realizó el acto de certificación de la primera versión del Diplomado en Liderazgo Transformacional. Esta oferta de formación continua es...

Santa Marta

La limpieza contó con el apoyo de maquinaria amarilla para acondicionar el sector turístico.  El Instituto Distrital de Turismo -Indetur-, realizó una jornada de...

Judiciales Local

un motociclista habría sido el causante. Personal de la Policía Ambiental, en conjunto con voceros del medio animalista de Santa Marta se desplazaron hasta...

Santa Marta

Se albergarán más de 600 personas para que conozcan la palabra de Dios. Este 4 de diciembre se realizará el evento ‘Navidad En Familia,...

Deportes

*El pequeño samario está recolectando fondos para poder viajar a través del ‘Reto Pro 5’; es momento de ayudar. La natación es uno de...

Deportes

Los mejores patinadores de Colombia participarán en el Grand Prix que iniciará el 4 de diciembre. A partir de este domingo 4 de diciembre,...