Inicio Judiciales Dan de alta a jefe de la Sijín herida a bala en enfrentamiento en Ciénaga

Dan de alta a jefe de la Sijín herida a bala en enfrentamiento en Ciénaga

por Redacción SMAD

La oficial, quien resultó afectada en una de sus piernas luego de recibir un impacto de bala, se ganó el reconocimiento y elogios de los altos mandos de la institución.

Este miércoles por la tarde fue dada de alta del hospital Julio Méndez Barreneche la Capitana María Johana Restrepo San Martín, quien quedó herida en un enfrentamiento a tiros que protagonizó cara a cara con un peligroso criminal en el municipio de Ciénaga, Magdalena.

La oficial, quien resultó afectada en una de sus piernas luego de recibir un impacto de bala, se ganó el reconocimiento y elogios de los altos mandos de la institución, después de liderar un operativo en este municipio, en el que pese a que tuvo la muerte de frente, nunca se amedrentó y cumplió a cabalidad su responsabilidad como Policía.

La agente Restrepo manifestó que lo sucedido el martes por la tarde en el municipio de Ciénaga, en el Magdalena, ha sido la situación más difícil que ha enfrentado a sus 32 años, nueve de ellos al servicio de la Policía.

Asegura que aunque siempre fue consciente de la peligrosidad del criminal que perseguía, por su cabeza no pasó que le tocaría a solas enfrentarlo a disparos y, posteriormente, haciendo uso de sus propias fuerzas.

EL OPERATIVO

La ubicación de José Francisco Álvarez Rodríguez, conocido con el alias de El Tarra, temido sicario de Los Pachencas, fue posible gracias a una llamada anónima que alertaba a la Policía sobre un supuesto plan que tenía esta persona de cometer un homicidio en un barrio de Ciénaga.

Inmediatamente la oficial María Restrepo se dirigió junto a un compañero a la zona indicada, donde dio con el paradero de ‘El Tarra’, que se movilizaba como parrillero de una motocicleta.

Al ser interceptado por los agentes de la Sijín, el sicario se lanzó de la moto e ingresó a una vivienda del sector.  

En ese momento, Restrepo manifestó que dio órdenes para llevar a cabo el operativo.

“Di instrucciones a mi compañero para que lo buscara al interior del inmueble. Me ubiqué en la parte de atrás para que no escapara por el patio”, señaló.

Mientras se encontraba pidiendo refuerzos por el radio, la oficial quedó de frente con ‘El Tarra’,  que saltó la pared de la casa y seguidamente la atacó a tiros. 

“Yo lo apunté con mi arma de dotación y le pedí en varias ocasiones que se detuviera, sin embargo, este hizo caso omiso y abrió fuego contra mi humanidad dispuesto a neutralizarme”, relató.

María Restrepo dijo que no sabe exactamente cuántas veces le disparó el sicario.  Tampoco sintió el impacto que recibió en una pierna.

“Solo recuerdo que me aferré a Dios y mientras me cubría también le disparaba buscando siempre reducirlo y no comprometer su vida”, añadió.

Al quedarse sin municiones, José Álvarez, de 1,90 metros de estatura, se le lanzó encima de la agente que mide 1,62 metros. Ni siquiera el tamaño o el maltrato que podía generarle  lesiones o heridas, impidió que la mujer se defendiera y venciera a su agresor.

Ese forcejeo alcanzó a ser gravado por testigos, quienes presenciaron como, finalmente, la oficial Restrepo mantenía el control de su arma.

EL DOLOR

Solo hasta cuando se concretó con éxito el procedimiento policial, María Restrepo  comenzó a sentir dolor y ardor en la extremidad afectada y se alarmó por la cantidad de sangre que le fluía. Además de la dificultad para seguir en pie.

“En ese instante pensé en mi madre y en mi familia. Le di gracias a Dios por sacarme viva y permitirme poner tras las rejas a este sujeto que venía haciendo mucho daño en Ciénaga”, expresó

La capitán Restrepo fue trasladada a una clínica de Santa Marta, donde los médicos le informaron que la bala no le afectó el hueso ni ninguna arteria.

Señaló que las dos heridas de orificio de entrada y salida que le dejó el proyectil, son unas marcas de guerra que le recordarán siempre el compromiso que tiene como policía.

“Cuando ingresé a la institución siempre tuve claro que debía exponer mi vida para salvar la de los demás, así que esta cicatriz me llena de satisfacción porque que me quedó por una buena causa, cumpliendo correctamente mi deber”, concluyó la oficial Restrepo, quien espera recuperarse pronto para volver a asumir su cargo de jefe de la Sijín en el municipio de Ciénaga.

Noticias relacionadas