Connect with us

Hi, what are you looking for?

Cultura

¿Qué se celebra esta Semana Santa? Paso a paso para vivir este tiempo con fe

¡Prepárate, samario! El ABC religioso para seguir el encuentro con Dios.

La Semana Santa se constituye como uno de los momentos más importantes dentro de las religiones cristianas y católicas. Son siete días de meditación donde se conmemora el propósito de la vida de Jesús, su pasión, crucifixión y la resurrección como medio de salvación para la humanidad.

Y es que año tras año, el llamado por parte de la institución eclesiástica se renueva como método de intervención para el reencuentro de sabiduría y creencia. La relación en torno a las actividades de carácter religioso ofrece una larga lista de puntos que, siguiendo las tradiciones, contribuyen con el objetivo de alimentar el espíritu.

Los diferentes templos de la ciudad se vestirán de gala para abarcar esta temporada, donde propios y visitantes acudirán al encuentro con Dios.

DOMINGO DE RAMOS, PUNTAPIÉ INICIAL DE FE

El sexto domingo de Cuaresma, el Domingo de Ramos, se conmemora la entrada triunfal de Jesús a Jerusalén, de las escenas más sublimes de la historia de la religión creyente en las escrituras.

En este instante podemos ver cómo a su llegada, andando en un burro, lo recibió una gran multitud que lo aclamaban como Mesías, extendiendo mantos, ramos de olivo y palmas a su paso. “¡Hosanna! ¡Bendito el que viene en nombre del Señor, y el rey de Israel!” (Juan 12,13).

Dicha Eucaristía inicia con la bendición de las palmas y olivos, para proseguir con la procesión y entrada en el Templo, dando comienzo a la misa. En la celebración, se lee la conocida Pasión de nuestro Señor, es decir, representa el presagio del triunfo real de Cristo como el anuncio de su Pasión. Ha de aclarar que el color litúrgico de este día es el rojo.

Los sacerdotes y presbíteros bendicen las hojas que llevan los más fieles creyentes a los templos religiosos, que no necesariamente se rigen a las ramas de Olivo, restringidas en muchas regiones del territorio colombiano por impacto ambiental. En reemplazo, se utiliza el sauce, el abeto, la palma y otras especies de plantas.

RADIOGRAFÍA DE LA SEMANA MAYOR

Son siete días de profunda devoción, donde el proceder cada día cumple con un fiel propósito de conversión y transformación.

El Lunes Santo, el segundo día de la Semana Santa, y conocido como el “lunes de Autoridad”. Es día emula el enojo de Jesús cuando expulsó a los mercaderes que ocupaban el templo de Jerusalén, cuando dicho recinto sagrado, se convirtió en mercado por sus habitantes, “al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios”.

Asimismo, conmemora la unción de Jesús en la casa de Lázaro. María, su hermana y fiel seguidora, unge sus pies con perfume, recordando la unción de su sepultura. “María, tomando una libra de perfume de nardo puro, muy caro, ungió los pies de Jesús y los secó con sus cabellos…”, Juan 12, 1-11.

El Martes Santo, el “Martes de Controversia”, es el día más recordado en torno al desafortunado destino de Jesús. La traición, las negaciones y el abandono de los suyos, ya anticipado por sus escrituras, marca su inevitable desenlace.

Judas Iscariote, “el traidor” y Pedro, “el hombre de poca fe”, son protagonistas en este triste pasaje, los discípulos que huyen por temor a correr con la misma suerte del Mesías. “En verdad, os digo que uno de vosotros me entregará. En verdad te digo: no cantará el gallo antes que tú me hayas negado tres veces”. Juan 13, 21-33; 36-38.

El Miércoles Santo, de los días con mayor significado en esta Semana Mayor. Judas Iscariote, según las sagradas escrituras del evangelio de San Mateo, se reúne el Sanedrín (tribunal religioso judío) para vender, y posteriormente, condenar a Jesús a la crucifixión.

El controvertido Judas, seguidor con doble moral y en desacuerdo con el obrar de Jesús, decide traicionarlo por el valor de 30 monedas de plata. Este día marca el fin de la Cuaresma, y la crítica hacia el poder de lo material hace presencia en esta instancia santa.

DÍAS DE PASIÓN

El Triduo Pascual llega con el Jueves Santo, la conmemoración de la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús, momentos de luto y respeto dentro de estos siete días.

El Jueves Santo es engalanado por la última cena. Jesús, siendo objetivo de las autoridades romanas, ofrece la inmortal Última Cena. Además, en uno de sus tantos actos de servicio, lava los pies a cada uno de sus discípulos.

Según la Iglesia, este punto ofrece la Misa Crismal. El Obispo, junto con sus presbíteros, renuevan sus órdenes sacerdotales y participan en la bendición de los óleos de los feligreses, enfermos y del Crisma.

La institución de la Eucaristía, incluyendo al pan y el vino, símbolo de su cuerpo y de su sangre. En este punto, los templos son constituidos como “monumentos” que es la capilla o altar donde se reserva la hostia consagrada desde el jueves santo al viernes santo, días no se no se celebra Eucaristía.

El beso, su aprehensión, los maltratos recibidos y el sagrado silencio, son los ingredientes de fe que alimentan el proceder del dolor previo a su muerte.

Se abre paso al Viernes Santo o “Viernes de dolor”, el verdadero motivo de la fe llega con la muerte de Jesús en la Cruz. La disputa entre el rey Herodes y Poncio Pilato, la agonía de la flagelación, la coronación de espinas y la crucifixión son la radiografía del cuestionamiento de “haber muerto para salvarnos”.

El “Camino de la Cruz” o Santo Vía Crucis, es vivido año tras año como símbolo de sacrificio al ejemplificar el recorrido de Jesús hacia la muerte. Son 14 estaciones que representan las escenas de la Pasión de Jesucristo. Estas son:

Cristo es condenado a muerte; Jesús carga con la cruz, su primera caída; se encuentra con María, su madre; Simón de Cirene es obligado a cargar la cruz de Jesús; Verónica limpia el rostro de Cristo; su segunda caída; su encuentro con las mujeres de Jerusalén; su tercera caída; Jesús es despojado de sus vestiduras; su crucifixión; Jesús muere en la cruz; el cuerpo de Jesús es bajado de la cruz; y Jesús es colocado en el sepulcro.

Es un día de ayuno y abstinencia, el rechazo a hacer cualquier actividad que atente contra el pensamiento de este día. Además, no se celebra la Eucaristía, sólo la liturgia de la palabra.

Posteriormente, el Sábado Santo o Sábado de Gloria, el pesar invade a la comunidad cristiana. La función de luto aparece durante todo el día, la adoración permanece abierta y vacía, el altar no posee ninguna vestidura y no se lleva a cabo ningún sacramento por parte de la administración sacerdotal, a excepción de la confesión y unción de enfermos.

En las horas de la noche, la Vigilia Pascual es la ante cesión del Domingo de Resurrección. Esta conmemoración es adornada con luz (Cristo Resucitado), con la bendición y encendido del Cirio Pascual, y es llevado en procesión en el Templo mientras donde ésta permanece a oscuras.

El Pregón Pascual, la Liturgia Bautismal, donde se da la bendición del agua; y la Eucaristía, adornada con cantos de alabanza, proceden con el claro objetivo de no solo renovar los votos de amor con Dios, sino la unión del cielo y la tierra, el paso de lo humano y lo divino.

Y en un definitivo punto de divinidad, el sentimiento de júbilo y felicidad llega con el Domingo de Resurrección o Domingo de Pascua, representado con la imagen de Jesucristo venciendo a la muerte y volviendo a la vida.

Es el motivo por el cual, siguiendo su destino, Jesús nos concede la redención y liberación del pecado de la humanidad. Envía el mensaje de sus fieles, también verán el milagro de la resurrección, constituyendo así, el verdadero sentido de nuestra existencia.

El instante donde, al triunfar sobre el enemigo, abre las puertas del cielo a cada uno de nosotros.

En la celebración de la misa, se enciende el cirio pascual, que simboliza a Cristo resucitado. El tiempo conocido como Tiempo Pascual, tiempo en el que Jesús permaneció con los apóstoles, antes de subir al cielo.

En este instante, en el encuentro del hijo con el Padre, culmina el momento de la Semana Santa, dándole inicio al Periodo de Pentecostés.

La Iglesia invita a la oración y reflexión en esta Semana Santa, acompañando a Jesús en estos momentos, sabiendo que Él con su amor y su infinita misericordia, tomó bajo sí nuestro lugar y muriendo en la cruz, nos liberó del pecado, dándonos la vida eterna.

Written By

Te puede interesar

Judiciales Local

Dicen testigos que estaba en su mejor racha, pero no pudo cobrar el poker. Un hombre conocido con el remoquete de ‘Carlitos Culo’, fue...

Deportes

La garra samaria se impuso ante la furia motilona, en el primer partido de los cuadrangulares. Unión Magdalena hizo respetar el Sierra Nevada, en...

Santa Marta

Varios artículos del proyecto de Acuerdo fueron modificados en esta etapa de su trámite antes de convertirse en ley del Distrito. La Comisión Primera...

Judiciales Local

Los afectados fueron llevados hasta centros de atención médica. El viernes se conoció la noticia de un accidente laboral registrado en el colegio Antonio...

Judiciales Local

Los involucrados, entre ellos, dos mujeres, expresaron públicamente su arrepentimiento y pidieron indulgencias a sus parejas y familiares por el daño causado. La Fiscalía...

Santa Marta

‘Las bota humo’, son un peligro para el ambiente y para los pasajeros. La Alcaldía Distrital de Santa Marta, a través de la Secretaría...